Spanish English French German Italian Portuguese Russian

Resumen de Resultados de la Cumbre de Copenhague

Elaborado por Pablo Reali (Ph.D.) Asesor Forestal y de Mercados de Carbono de Servicios Forestales Integrales S.A.

Abstract: Acording a Time/CNN news presented just Copenhagen COP15/ CMP 5 Conference closure, the United Nations climate talks that seemed headed for sure disaster were saved from utter collapse late Friday night in Copenhagen, after leaders from the U.S., India, Brazil, South Africa and China came to an agreement to combat global warming.

The deal contained no specifics on emissions cuts, but it did commit the countries to look to keep global warming at 2°C or less and to promise $30 billion in funding to battle climate change by 2012. It also created a framework for international transparency on climate actions for developed and developing nations alike.

The agreement is far from perfect — and a long way from what environmentalists were hoping from the Copenhagen summit just a few months ago — but it is a start. "For the first time, all major economies have come together to accept their responsibility to combat climate change," said President Obama, visibly tired after a long day of emergency negotiations in Copenhagen.

"This is a consensus that will serve as the foundation for global action against climate change for years to come."

Dadas las diferencias existentes entre países ricos y pobres y, ante la negativa de China, India y otras potencias emergentes, la próxima conferencia sobre cambio climático, en México, a finales del 2010, quizá no vea la adopción del nuevo tratado vinculante para unificar los esfuerzos de todos los países en un único carril de lucha contra el calentamiento global. Estos son otros resultados de la Conferencia Copenhague. 

 

¿Qué ocurrirá con la lucha contra el cambio climático?

Ha fracasado el intento de que las naciones industrializadas asumieran colectivamente reducciones de gases de entre el 25% y el 40% para el 2020 respecto a 1990, como recomiendan los científicos.

El acuerdo de Copenhague establece que antes del 1 de febrero las naciones industrializadas (incluido EE. UU.) deberán presentar, individual o colectivamente, sus nuevas metas para el año 2020. Por su parte, los países en vías de desarrollo pondrán en marcha acciones de mitigación mientras que para el grupo de las naciones menos adelantadas y las pequeñas islas los planes serán voluntarios. 

 

¿Cómo incidirá todo esto en el protocolo de Kioto?

El compromiso vinculante de Kioto (1997) para reducir los gases de efecto invernadero sólo afecta 37 países ricos; y seguirá así por ahora. Las metas que tienen que presentar antes de febrero del 2010 deben servir para cubrir el segundo periodo de cumplimiento, pues el actual protocolo de Kioto expira en el año 2012 (fecha en la que han debido reducir sus emisiones un 5% respecto a 1990).

¿Qué hará la UE? José Manuel Barroso, presidente de la Comisión Europea, dijo que la UE mantiene su plan para reducir las emisiones de gases del 20% para el 2020. Este asunto ya está acordado y no sólo responde a la política europea para luchar contra el cambio climático, sino que forma parte de su estrategia para diversificar fuentes de energías y ganar competitividad. Y para EE. UU.,

¿qué significa el acuerdo? Obama dijo que impulsaría las energías renovables y depender menos del petróleo "por razones de seguridad nacional". Y está claro que reforzará en este ámbito su relación con China. Pero EE. UU., que sigue al margen de Kioto, podrá hacer una transición más pausada hacia una economía baja en carbono para acompasarla a las necesidades del tejido económico.

 

¿Y para Obama?

Sólo se ha comprometido en Copenhague a reducir los gases invernadero un 3-4% para el 2020 respecto a 1990, pero su promesa no es vinculante (como todo lo acordado en Copenhague). Por eso, si los demócratas fracasan en el Senado en las próximas semanas a la hora de aprobar la ley que incluye esa meta, nada de esto cristalizaría

 

Y para los países en vías de desarrollo, ¿qué implica?

Yvo de Boer, secretario ejecutivo del Convenio del Cambio Climático, dijo que estos países han previsto acciones para mitigar el cambio climático que les permitirían reducir el ritmo de crecimiento de sus emisiones un 28% en el 2020 respecto a la tendencia prevista para esa fecha. “Cumplen más que los países ricos”, indicó de Boer.

 

¿Qué planes tienen los grandes países emergentes?

China reducirá la intensidad de carbono (emisiones de CO2 por unidad de producto) entre el 40% y el 45% para el año 2020 con relación al 2005. India recortará la intensidad de emisión entre un 20% y un 30% para esa fecha. Y Lula da Silva prometió que Brasil reducirá las emisiones entre un 36,1% y un 38,9% respecto a las tendencia prevista para el 2020.

 

¿Serán verificadas por la comunidad internacional las emisiones de los países en vías de desarrollo?

Sus planes deben ser sometidos a un sistema nacional de medición y verificación y serán comunicados cada dos años al Convenio del Cambio Climático. Sin embargo, la comunicación de esta información debe hacerse sobre la base de "unas directrices que asegurarán que su soberanía nacional sea respetada", lo que es una concesión a China. El temor es que hay discrepancia entre lo real y lo comunicado, y que no haya total transparencia, como pedía la Unión Europea.

 

¿Habrá ayuda a los países pobres?

Entre el 2013 y el 2020, los países desarrollados se comprometen a movilizar progresivamente hasta 100.000 millones de dólares. Los fondos vendrán de fuentes públicas y privadas, aunque no se concreta mucho más. Debe servir para ayudarles a reducir sus emisiones, proteger los bosques y evitar la deforestación y asistirles en la adaptación frente a los efectos del calentamiento y para la transferencia tecnológica.

 

El mercado emergente del carbono atmosférico en EEUU. ¿Una oportunidad para Latinoamérica?

12.12.09. Elaborado por Pablo Reali (Ph. D.) Asesor Forestal y de Mercado de Carbono de Servicios Forestales Integrales SA www.sfi.com.uy 

President Barack Obama has generated considerable momentum for the introduction of climate legislation in the US, breaking with the previous administration’s inertia. On 26 June 2009, the House of Representatives passed the American Clean Energy and Security Act, which aims to lower the country’s greenhouse gas emissions to 17% below 2005 levels by 2020 (and 83% by 2050).

In particular, the act proposes a federal cap‐and‐trade scheme and requires utilities to generate 20% of their power from clean sources by 2020. In October 2009, former presidential candidate John Kerry and Senator Barbara Boxer published a slightly more ambitious draft for debate in the Senate, the Clean Energy Jobs and American Power Act, which calls for a 20% emissions cut below 2005 levels by 2020. 

 

Given the current focus on healthcare reform, federal climate legislation is likely to be voted in 2010.

The creation of a US cap‐and‐trade scheme could double the size of existing carbon markets from an estimated turnover of US$ 122 billion in 2009, doubling the size in 2010 after EEUU new Acts approval. (New Carbon Finance, 26 October 2009). This rapid expansion of the carbon markets is expected to create considerable new demand for high quality international offsets.

These provide a lower cost alternative for cap‐and‐trade participants to meet their compliance targets. Under the current version of the Kerry‐Boxer bill, American emitters will be able to use between 0.5 and 1.25 billion of such offsets per year.

According to Ellis J. Juan, Mexico Representative at the Inter‐American Development Bank, “a well designed US emissions trading scheme will drive demand for international offsets far above the market’s capacity to generate credits from emerging countries”, currently the main source of international offsets.

For example, the Kyoto Protocol’s Clean Development Mechanism has issued less than 350 million offsets since 2005, which pales in comparison with projected demand of 1.6 billion offsets in the first Kyoto compliance period (2008‐ 2012) and 5.9 billion credits between 2013 and 2020. 


Lationamérica como proveedor privilegiado de compensaciones de carbono atmosférico para Estados Unidos.

Para ser políticamente aceptable, el esquema de “limita y comercia” (en inglés cap and trade) estadounidense debería privilegiar la provisión de compensaciones de carbono de países que estén alineados con sus políticas de lucha contra el cambio climático.

La mayor parte de los países de Latinoamérica están bien posicionados a este respecto, ya que han indicado su voluntad en asumir objetivos de reducción de emisiones. Esta posición se contrapone a la tradicional postura de China e India fuertemente opuesta a que los países en desarrollo asuman ningún tipo de compromiso de reducción. Por otra parte, se estima que el gobierno de los EEUU esté dispuesto a beneficiar en primera instancia a países con los que ya tenga tratados de libre comercio (Méjico, Chile, Perú y Costa Rica).

Francisco Fernandez‐Asin, Director Ejecutivo de ENDESA Carbono, espera que los EEUU, en su política de compra de compensación de emisiones internacional, favorezcan primero a los países del NAFTA, luego al resto de los países latinoamericanos, y por último a los países africanos y del sureste asiático.

Según este analista, la posibilidad, en la práctica, aparentemente ilimitada de producción de compensación de emisiones por parte de los países sudamericanos, permitiría a las empresas estadounidenses la compra de certificados de reducción de gases de efecto invernadero (GEI), en una forma económicamente competitiva.

Por ejemplo Brasil, que lleva muchos años proveyendo de certificados de reducción de GEI en el mercado internacional (fue el país que propuso en 1997 una versión temprana del MDL en Kyoto y también fue el país que registró el primer proyecto MDL.

También es el tercer país del mundo con mayor cantidad de proyectos MDL registrados), y también es el país que puede ofrecer mayor cantidad de compensaciones de GEI por evitación de deforestación de bosques nativos.

Por otra parte, Méjico también puede ser un proveedor muy importante de certificados de reducción de GEI hacia los EEUU, debido al alto factor de emisión de su red eléctrica (basada en combustibles fósiles), aunque esta relativa ventaja puede verse opacada por impedimentos constitucionales que impiden que el país permita la inversión extranjera en el sector de generación eléctrica.

No obstante, de acuerdo con Raúl Félix (2009), las empresas estadounidenses de generación, expuestas al mandato de utilización de energías renovables, están mirando mucho hacia Baja California debido a su alto potencial de generación solar y eólica.

Esto se refleja en una alta actividad de compra de tierras que estas empresas están realizando en la zona.

La cooperación inter-americana está creciendo en lo que respecta al carbono y la energía limpia.

La asociación interamericana en este sentido se está incrementando, como lo demuestra el lanzamiento, en junio del 2009, de la Asociación para la Energía y el Clima de las Américas (en la Quinta Cumbre de las Américas en Trinidad y Tobago, los EEUU hicieron un llamamiento para el resto de los países americanos para “trabajar en conjunto en pos de un desarrollo económico basado en las energías limpias, con bajo impacto en el carbono atmosférico, creando nuevos puestos de trabajo y transformando al continente un modelo de cooperación”).

Existen a la fecha ya acuerdos internacionales que se están poniendo en práctica, tales como La Iniciativa Climática del Oeste, comprendía siete Estados de EEUU, cuatro Provincias de Canadá y seis Estados Mejicanos en calidad de observadores.

 

En determinados programas climáticos en EEUU, como la Iniciativa Climática del Oeste o la Acción de Reserva del Clima (organización establecida en California, que registra y controla reducciones voluntarias de GEI), ya se permite a sus participantes importar determinadas reducciones de GEI desde Méjico.

La creación del Mercado de Carbono del NAFTA también ha ido ganando apoyo. Muy poco después de la asunción de Barack Obama, los EEUU y Méjico han anunciado la creación de un marco bilateral sobre energía limpia y cambio climático Más recientemente en Agosto del 2009, el presidente de Méjico, el primer ministro canadiense y el presidente de los EEUU, firmaron una declaración sobre cambio climático y energía limpia que “facilitaría la cooperación futura en sistemas de mercadeo de certificados de reducción de GEI”.

Sin lugar a dudas el desarrollo de una asociación regional en este sentido permitiría el acceso de los EEUU al enorme mercado latinoamericano de reducción de emisiones y energías limpias, estimulando los esfuerzos de EEUU de independizarse económicamente de los países de la OPEC.

Implicancias para los inversores.

América Latina ofrece un ambiente de inversión muy atractivo para la producción de energía limpia y las compensaciones de emisiones de GEI, combinando recursos naturales y posibilidad de reducción de GEI muy importantes.

En Latinoamérica también están dadas las condiciones de expertise técnica, capacidad industrial y políticas de estado de soporte crecientes.

Brasil, Argentina, Chile, Perú y Méjico han establecido sus metas en cuanto a la producción de energías limpias, basadas obligaciones para las empresas productoras de energías, cuotas para la energía limpia en la producción total de la misma y posibles extra costos que se reflejarán en las tarifas de la energía para el consumidor final.

Por otra parte, la nueva legislación estadounidense, con media sanción en diputados y muy posible aprobación final para mediados del año que viene, abrirá un nuevo y atractivo mercado de exportación de compensación de emisiones, mejoramiento en el acceso a financiación y otras ventajas para inversores que se focalicen en Latinoamérica pero mirando al enorme mercado importador de los EEUU.

Como miembro del NAFTA con gran potencial de reducción de emisiones, Méjico será, muy posiblemente, quién primero se beneficie de la creación del esquema americano de “limita y comercia” para la reducción de GEI.

Otros países, como Chile, Perú u otros con potencialidad de reducción de GEI mediante la limitación de deforestación de bosques naturales, tales como Brasil y los países centroamericanos, también están bien posicionados en este sentido. Queda en manos del Estado uruguayo y los actores privados, no perder este tren, que, conservadoramente, tiene un mercado de reducción de GEI, al menos tan grande como el esquema propiciado por el Protocolo de Kyoto.

 

Fuentes de información:

Plane Tree Capital Pedro Moura Costa (Guanabara Holdings BV)

Didier Rotsaert (Climate Solutions at AES Corporation);

Ellis J. Juan (Representante mejicano ante el BID)

Raul Felix (Baker & McKenzie);

Francisco Fernandez‐Asin (Endesa Carbono)

John Paul Moscarella (Emerging Energy & Environment LLP);

Federico Castro‐Kahle (Carbon Forestry Consultant).

  



 

Situación actual del mercado de pellets energéticos en la Unión Europea

Elaborado por Pablo Reali (Ph.D.), asesor forestal y de mercados de carbono de Servicios Forestales Integrales SA. Artículo basado principalmente en artículos publicados por Bioenergy y Forest Energy Monitor. 

 

Abstract:

Pellets markets are heterogeneous throughout the EU. While Central and North Europe has a solid market, is just beginning in eastern countries.

Pellets uses are also different: in Austria and Germany heat generation is the main application, but Holland uses it mostly for power generation.

Sweden in one of most important market for pellets which is both uses are widely spread. Some countries such as Germany, Spain or eastern countries the offer beats the demand and they become exporters to other regions like UK.

The global crisis affects pellets productions in the raw material side. The slowdown of forest industry reduces also de forest residues produced. Here, Latin American could compete but sustainability in the production is the key word, so frequently ecocertification is required, or, at least, demonstrable warranties that pellets came from renewable sources.

As the pellets demands growth steadily in the EU, more raw material is needed. In that countries, new sources as field forest residues, wooden crops, agricultural residues and herbaceous crops.

The European Commission has announced the possibility for 80% of power in the Eurozone to come from renewable power sources by 2050. A large number of the 550 regulators, scientists and industry representatives gathered in Brussels for the European Renewable Energy Council (EREC)’s third annual European Renewable Energy Policy conference agreed that renewable energy would be the main source of European power by 2050. The European renewable energy industry comprises over 450,000 jobs, and has an annual turnover of €45bn. (Plane Tree Capital, 2009) As a concrete example, Verdantix (2009) Report indicated that the rapid expansion of the UK's biomass energy sector could be undermined unless businesses move to resolve the supply chain issues that could leave them struggling to find the wood supplies necessary to keep plants running. The report predicts the expansion of large-scale biomass plants will leave generators largely reliant on biomass from overseas such as wood chips, elephant grass, palm kernels and olive pellets.

"The demand will soar over the next few years as projects from Drax and MGT Power come on line," said report author James Pinney. "Their biomass plants will be using in the region of one and a half to two million tones of material a year and finding that capacity in the UK will be a challenge." According to separate figures from the Forestry Commission, timber imports are ex-pected to rise 150% from 20Mt now tot hey will make up any shortfall in feed-stocks by importing wood chips from sustainable forests in the Americas, Scandinavia and Russia. 

 

El Mercado de los pellets energéticos: una oportunidad para los países latinoamericanos.

Si era cierto que la producción de pellets energéticos o la provisión de materia prima para dichos pellets con destino a la Unión Europea ya era un negocio rentable, paradójicamente, después de la crisis económica global, este negocio puede llegar a serlo más aún.

Esta afirmación se basa en el simple hecho de que la crisis internacional ralentizó la industria forestal y con ello la producción de residuos forestales que son la materia prima principal para los mencionados pellets. Además de la escasez como promotor del alza de precio de dichos residuos, ocurre que al consolidarse los mercados y desarrollarse la industria local del pellet, se produce una lógica valorización de dichos residuos.

Esto se ha constatado por ejemplo en Alemania y Suecia donde el precio del aserrín, viruta y otros residuos de aserrado se han igualado con el precio de los chips provenientes de madera de pequeño diámetro (que en los países nórdicos y en la Península Ibérica se utilizan corrientemente para la producción de pulpa de papel y tableros).

Estas tendencias, increíbles desde el punto de vista histórico, hacen que la demanda energética iguale en muchos países materias primas forestales tradicionales con los de residuos forestales. Creo que esto dará mucho que pensar los dueños de aserraderos uruguayos, que miran como cada día aumenta su pila de aserrín y costaneros. Pero las ventajas de Latinoamérica no terminan aquí.

Según un estudio publicado en 2006 por la Agencia Ambiental Europea, titulado “¿Cuanta bioenergía puede producir Europa sin dañar el ambiente?”, de los 385 millones de hectáreas de suelo útil europeo, 137 millones son bosques y plantaciones forestales y 178 millones de ha son suelos cultivables. De estos totales, solamente 19.3 millones estarían disponibles en el 2030 para cultivos energéticos, ya que otras competencias por el uso del suelo, como ser los cultivos alimentarios, tendrían prioridad. Si bien 19 millones de hectárea (aproximadamente un millón más que la superficie de nuestro país) exclusivamente destinada a la producción bioenergética, parece un área enorme, hay que tener en cuenta que en Europa en la actualidad viven aproximadamente 500 millones de personas, las que además tienen un consumo energético extra metabólico muy alto.

 

Demanda mundial de pellets al alza.

Según www.woodprices.com. (2009), la demanda y la inversión en plantas de pellets en Europa siguen al alza a pesar de la crisis.

Suecia es el principal consumidor de pellets del mundo con un 20% de la producción global. Para atender a ese consumo, en el 2008 produjo 1.6 millones de toneladas e importó 300 millones.

Según este portal web, el incremento de la demanda mundial de pellets energéticos se situará en un incremento constante entre el 8 y el 10 %.

 

En Europa existen en la actualidad 450 plantas de producción de pellets, y muchos proyectos en construcción. Se espera que los países donde se dé el mayor incremento sean Reino Unido, Dinamarca, Suecia y Alemania.

El precio de los pellets se ha mantenido al alza en los últimos 7 años y no se vislumbra su caída ni siquiera por efectos de la crisis mundial.

Hay que decir que los usos bioenergéticos han defendido el precio global de la madera, al menos en cierto sentido.

 

Nuevos productos forestales bioenergéticos.

Según Forest Energy Monitor, se está produciendo una competencia a ambos lados del atlántico por la producción y exportación de madera torrefaccionada (si bien torrefacción está aceptado por la Real Academia Española de la Lengua, no he encontrado un sinónimo satisfactorio, quizá tostada o pirolizada, serían opciones aproximadas).

La torrefacción no es nueva, es el proceso que tradicionalmente se utiliza para torrar el café o diferentes tipos de porotos. Estos productos pirolizados, al poseer menor contenido de humedad tienen una concentración energética mayor por unidad de peso, y por tanto costos menores de fletes y de elaboración de productos bioenergéticos.

Esta competencia comercial, no se ha definido igual pues ninguna de las compañías involucradas tiene el know-how necesario para producir biomasa torrificada a una escala y a un precio competitivo. 

 

Forestalweb.com

A cuatro días de la Cumbre de Copenhague (UNFCCC, COP 15)

Elaborado por Pablo Reali (Ph. D.) asesor forestal y en mercados del carbono de Servicios Forestales Integrales SA (www.sfi.com.uy) 

Abstract:

Copenhagen submit will comes in three day, after 15 year of the first COP at Berlin, after 12 year of the approval of the Kyoto Protocol (COP 3) and only 4 years after that this Protocol were ratified by industrialized countries that produce about 60 % of total emissions, the Copenhagen submit is coming, and producing different hopes and fears around the world.

In words of Yvo de Boerd,the Executive Director of the UNFCCC, the United Nations Climate Change Conference in Copenhagen (COP 15) will be a turning point in the fight to prevent climate disaster. The science demands it, the economics support it, future generations require it.

In early December, negotiators, ministers and world leaders will assemble in the Danish capital to give the people of all nations a strong answer to this common, global threat of climate change. At Copenhagen, governments must reach agreement on all the essential elements of a comprehensive, fair and effective deal on climate change, that both ensures long-term commitments and launches immediate action. We have the opportunity now to shape our common future and that of generations to come, for the better.

But, while Mr. De Boer said that, most eyes are glanced to USA, China and India, which actions or inactions will weight so much in the success or failure of the summit. More than 60 presidents and prime ministers plan to attend the Copenhagen Summit.

US President Barack Obama has committed to attending the first week of the Summit and is predicted to pledge 2020 emissions cuts of 17% below 2005 levels (or 4% below 1990 levels) and 83% below 2005 levels by 2050.

Chinese prime minister Wen Jiabao will also attend. China pledged to reduce its carbon intensity (CO2 per Yuan of economic activity) by 40-45% by 2020, compared to 2005 levels. Moreover, US and India have agreed to a new “green partnership”, under which India will take “vigorous action to combat climate change” in return for financial assistance and technology transfer arrangements provided by industrialized nations.

 

Historia de las COPs

COP1 Berlín 1995

La primera Conferencia de las Partes estuvo marcada por la incertidumbre respecto a las medidas que podían tomar los países individuales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

El resultado fue el “Mandato de Berlín”, que estableció una fase de análisis y evaluación de dos años.

Esta fase resultó en un catálogo de instrumentos. Los países miembros podían elegir los instrumentos adecuados y componer un conjunto de iniciativas que se ajustaran a sus necesidades.

 

COP2 Ginebra 1996

La segunda Conferencia de las Partes aprobó los resultados del segundo informe de evaluación del IPCC, que se publicó en 1995. En esta conferencia también se estableció que los países miembros no seguirían soluciones uniformes.

Cada país sería libre de emplear las soluciones más relevantes para su situación concreta. En la conferencia de Ginebra, las partes también expresaron el deseo de establecer objetivos vinculantes a medio plazo.

 

COP3 Kyoto 1997

En esta conferencia se adoptó el Protocolo de Kyoto tras negociaciones intensas. Por primera vez, el protocolo introdujo objetivos vinculantes para las emisiones de GEI en 37 países industrializados de 2008 a 2012.

Siguieron varios años de incertidumbre sobre si suficientes países ratificarían el tratado pero el 16 de febrero de 2005 entró en vigor.

Varios países miembros de la CMCC no han ratificado el Protocolo de Kyoto y no reconocen sus requisitos sobre emisiones.

 

COP4 Buenos Aires 1998

En esta conferencia se hizo evidente que había varias cuestiones pendientes del Protocolo de Kyoto. Por lo tanto, se programó un periodo de dos años para clarificar y desarrollar herramientas de aplicación del Protocolo de Kyoto.

 

COP5 Bonn 1999

Esta conferencia estuvo dominada por el debate técnico sobre los mecanismos del Protocolo de Kyoto.

 

COP6 La Haya 2000

Este conferencia se vio marcada inmediatamente por debates políticos muy vehementes sobre una proposición de EE.UU. para que se permitiera que áreas agrícolas y forestales se convirtieran en sumideros de dióxido de carbono. Si la proposición se hubiera aprobado, al mismo tiempo hubiera satisfecho en gran parte la obligación de EE.UU. de reducción de emisiones de GEI.

También se hizo evidente la incertidumbre sobre las sanciones que se adoptarían para los países que no cumplieran sus obligaciones de reducción de emisiones.

La reunión se terminó cuando los países de la UE rechazaron una propuesta de compromiso y las negociaciones fracasaron. Se acordó que las negociaciones se reanudarían en una conferencia extraordinaria en julio de 2001.

 

COP6 bis Bonn 2001

Cuando las partes se volvieron a reunir, unos seis meses tras el fracaso de las negociaciones en La Haya, no se esperaban muy buenos resultados.

Entretanto, EE.UU, bajo el mandato del presidente Bush, había rechazado definitivamente el Protocolo de Kyoto y sólo participó en las negociaciones como observador.

A pesar del bajo nivel de las expectativas, se llegó a un acuerdo respecto a varias cuestiones significativas.

Entre ellas estaban hasta qué punto se podían incluir bosques y otros sumideros de dióxido de carbono en los presupuestos de emisiones de GEI de los países, los principios de las sanciones para los países que no cumplieran los objetivos y que los mecanismos de flexibilidad que permitían cumplir las obligaciones de reducción de distintas formas se pudieran transferir entre países a cambio de remuneraciones económicas.

 

COP7 Marrakech 2001

Más tarde en 2001, las partes se volvieron a reunir durante la conferencia anual regular.

En ella, prácticamente se completaron las negociaciones sobre el Protocolo de Kyoto. Los resultados se recopilaron en documentos denominados los Acuerdos de Marrakech.

 

COP8 Delhi 2002

En esta conferencia, los países de la UE (bajo presidencia danesa) intentaron sin éxito que se aprobara una declaración exigiendo más acciones de las partes de la CMCC.

 

COP9 Milán 2003

Esta conferencia se centró en clarificar los últimos detalles técnicos del Protocolo de Kyoto.

 

COP10 Buenos Aires 2004

En esta reunión, los países empezaron a iniciar debates sobre lo que sucedería cuando el Protocolo de Kyoto terminara en 2012. Los debates técnicos aún tomaron mucho tiempo.

 

COP11/CRP1 Montreal 2005

Este conferencia fue la primera tras la entrada en vigor del Protocolo de Kyoto. Así pues, la reunión anual entre las partes de la CMCC (COP) se suplementó con la conferencia anual entre las partes del Protocolo de Kyoto (CRP o CP/RP).

Los países que habían ratificado la CMCC pero no el Protocolo de Kyoto tenían estado de observador en la segunda conferencia.

Ambas conferencias se centraron en lo que debería suceder tras la finalización del Protocolo de Kyoto en 2012.

 

COP12/CRP2 Nairobi 2006

Se respondió finalmente a las últimas cuestiones técnicas sobre el Protocolo de Kyoto.

Continuaron los intentos de llegar a un acuerdo para el periodo posterior a Kyoto y se establecieron una serie de hitos para dicho proceso.

 

COP13/CRP3 Bali 2007

En esta reunión se dio un paso adelante en el proceso de llegar a un acuerdo para sustituir el Protocolo de Kyoto.

Primeramente, con el reconocimiento del informe más reciente del IPCC y sus conclusiones de que los signos de calentamiento global eran inequívocos; en segundo lugar formulando un texto común para requerir acciones más rápidas en esta área y finalmente con la adopción del Plan de Acción de Bali.

Este plan estableció el marco de las negociaciones que condujeron al COP15 en Copenhague, en el que se intentará negociar un nuevo acuerdo. Cuando la Cumbre de Copenhague haya finalizado y sus resultados analizados, prometemos escribir un nuevo artículo para ayudar al esclarecimiento del lector. 



 Forestalweb.com

Estudio de caso en el Norte de Treinta y Tres (Uruguay): Utilización de polímeros acrílicos hidratados químicamente activos en la plantación forestal convencional y potencialidad de uso con fines dendroenergéticos

Elaborado por Pablo Reali (Ph. D.), asesor forestal y en mercado del carbono de Servicios Forestales Integrales SA.  

Abstract.

Since few years, the use of super-absorbent hidrogels is being successfully tested in fast growing plantations of eucalypts and pines in Uruguay. Last year, Start Up (trademark of Tubron SA) a new developed product, which includes NPK +a rooting hormone, was starting tested by our company in very hard plantations conditions (very shallow soils with high level of slope and outcropping) of north Treinta y Tres Department. After successful field trials, about 2500 ha were planted in the worst spring and summer drought happened in the last 100 years. By now, we feel very grateful surprised that more than 90 % of the seedlings survive and look healthy in the worst possible imaginable edaphoclimatic conditions. We speculated that a first application in deep of this product could reduce the cost of watering and fertilization in high density dendroenergy plantations. 

Desde hace relativamente poco tiempo, el uso de polímeros potásicos reticulados (comúnmente llamados geles hidratados súper-absorbentes o simplemente “geles forestales”) fueron progresivamente utilizados en nuestro país, como almacenadores y reguladores de agua en el suelo inmediatamente en contacto con las raíces de los plantines forestales, los cuales se beneficiaban de esta situación en condiciones de déficit hídrico real o potencial (plantaciones de primavera fuera de fecha, plantaciones en terrenos pedregosos, arenosos y/o de alta pendiente, y por tanto de baja capacidad natural de retención de agua).

A inicios del año pasado, la empresa Grinfil SA, se contactó con nosotros para proponernos un ensayo con un nuevo gel forestal, Start UP ™, que tenía incorporado NPK y una hormona de enraizamiento en su matriz microeléctrica.

Como su nombre lo indica, además de almacenador y regulador de agua este gel mejorado funciona como arrancador de crecimiento, es decir, es una arrancador con protección hídrica. Como además este producto se aplicaba en el pozo de plantación de forma hidratada, los nutrientes y la hormona de crecimiento, no dependían de la lluvia para su disolución en la solución del suelo (como sí lo necesitan los fertilizantes químicos granulados convencionales) y por lo tanto estaban disponibles para la planta desde el tiempo cero de su aplicación, logrando de esta forma un efecto de arranque inmediato.

 

¿Cómo actúan los polímeros acrílicos químicamente activos?   

Desde el punto de vista funcional, estos polímeros son una red de cargas que retiene el agua, solo quedando disponible exclusivamente para el sistema radicular, vía diferenciales de presión osmótica. En la misma absorción, la planta también toma el N, P, K y la hormona de crecimiento que forman parte de la matriz del polímero.

Si consideramos que 8 gr del polímero en medio litro de agua es la dosis normalmente utilizada, observamos que tan solo 3 gr de NPK cumplen con creces la misma función que al menos 80 gr de fertilizante químico granulado tradicional, por lo que se realiza una economía de un recurso no renovable (P) al mismo tiempo que se evita la posible eutrofización de las napas freáticas con N.

En condiciones de deficiencias hídricas, el polímero se aplica hidratado en el pozo de plantación entre 8 a 16 gr/planta (o sea entre 500 y 1000 ml de agua). La raíz del plantín entonces se coloca en la “piscina de polímero” generada en el pozo de plantación.

En condiciones de buena humedad edáfica, baja demanda atmosférica y promesa de precipitaciones en el corto plazo, la aplicación puede simplificarse, simplemente colocando el producto en forma de polvo en el fondo del pozo en el momento de la plantación. En estas condiciones el polímero se hidratará a partir del agua de la solución del suelo.  

Debido a su composición química, el polímero es 100% biodegradable (sensible al componente de luz ultravioleta de la luz solar) y no presenta ninguna toxicidad para el plantín, aún aplicado en forma de polvo.

 

Más de 2500 ha forestadas salvadas por el ARRANCADOR CON PROTECCION HIDRICA.

Accediendo a la propuesta de Grinfil SA, el ensayo fue realizado y los resultados mostraron en la práctica lo que teóricamente se prometía.

Los plantines que recibieron el tratamiento con Start Up ™(contrastados contra testigos que recibieron el gel inerte químicamente + una dosis de 80 gr/planta de un fertilizante ternario que poseía además B, Zn, Mg y Cu.) fueron los que manifestaron mejor comportamiento a campo, tanto en crecimiento individual, como en homogeneidad de crecimiento.

Tal fue el éxito del ensayo, que determinó que, a la fecha, se plantaran más de 2500 ha de E. grandis, E. dunnii y E. saligna en la zona del norte de Treinta y Tres. Conviene destacar que la mayoría de estas plantaciones se realizaron en la zafra primavera/2008. Durante esta primavera, conjuntamente con el verano 2008-2009, ocurrió una de las sequías más extremas de los últimos 100 años en la zona.

Recuerdo que en muchas zonas el tapiz herbáceo se secó por completo y luego desapareció devorado por un ganado famélico y sediento. Muchas escuelas rurales debieron recibir agua potable en camiones del ejército debido a la seca de sus pozos de suministro.

En medio de esta catástrofe climática, más del 90 % de los plantines sobrevivieron gracias a la presencia del polímero en el pozo de plantación. Si bien el producto tiene una capacidad de suministro de agua entre 20 y 30 días en condiciones de ausencia total de precipitaciones y alta demanda atmosférica, a mediados del verano, debido la severidad de la sequía hubo que regar más de la mitad de la plantación.

Otra ventaja de este polímero es que se rehidrata completamente, recibiendo entre 2 y 3 litros de agua por plantín (dependiendo básicamente de la textura del suelo).

Debido a la casi total ausencia de salinidad en el agua de lluvia, el polímero puede rehidratarse completamente con menos de 10 mm de precipitaciones, pero durante largos períodos, ni siquiera eso tuvimos. Otra ventaja adicional a la hora de regar es que el polímero permite espaciar los riegos tradicionales, lo que se traduce en disminución de costos.

Esto es conocido por las empresas de forestación brasileña del centro de Brasil, que debido sus condiciones de verano seco, utilizan este tipo de polímero de forma frecuente para reducir los costos de riego (que por otra parte, ya tienen asumido en el establecimiento de sus plantaciones). 

 

Potencialidad para utilización del polímero en plantaciones dendroenergéticas

En muchos países se están realizando esfuerzos de producción de biomasa forestal con el exclusivo uso en generación eléctrica directa o generación de combustibles gaseosos, líquidos o sólidos de alta capacidad de entrega energética por unidad de peso.

En países como India (Chand, G. y Singh, R, 2003), donde más del 65% de la energía consumida por la población proviene de la madera de bosques (de los cuáles el 64.1 % es retirado directamente de los bosques naturales, cada mas sobre explotados), se han realizo experiencias de plantación de especies de rápido crecimiento (Eucalyptus sp., Grevillea robusta, etc.) en altísimas densidades de plantación por hectárea (entre 10.000 y 12.000 pl/ha), obteniéndose en turnos de 5 años, producciones de biomasa húmeda de más de 800 toneladas por hectárea.

Las mismas experiencias se están realizando en países como España y Alemania utilizando especies de álamos y sauces. El logro de estas productividades exige una silvicultura tan intensiva que rivaliza con ciertas prácticas comunes realizadas en la agricultura industrial.

En estos casos, los riegos y re fertilizaciones son, en muchos casos, condiciones indispensables para lograr los objetivos propuestos. Dentro de este marco se cree que la utilización de polímeros acrílicos químicamente activos puede redundar en una economía de recursos y un beneficio adicional para el ambiente, reduciendo el consumo de agua de riego y fertilizantes minerales de forma significativa.

Para el caso concreto de plantaciones dendroenergéticas, sería interesante la realización de ensayos donde además de la aplicación en el pozo de plantación se realizare una aplicación en polvo del polímero en profundidad (por ejemplo en el momento del subsolado del campo) de forma que la planta cuente con un reservorio de nutrientes y agua en el momento de cierre de copas (el momento de mayor consumo de agua y nutrientes de una plantación forestal).

 

Forestalweb.com

Crece el área plantada y mejora la productividad de nuevas variedades. Si la forestación uruguaya mantiene el actual crecimiento, en las próximas décadas, los niveles de extracción de madera podrían ...
Read: 578
01.09.2018
2017/05/10. Die Konferenz im Ministerium für Verkehr und öffentliche Arbeiten (MTOP) begann sehr früh. Am Mittwoch Abend 3 Minister rief Víctor Rossi gestern früh -für alle sein technisches Team in ...
Read: 795
05.10.2017
The recent report by CARU (Comisión Administradora del Río Uruguay) confirms that the UPM Fray Bentos mill fulfils the strictest environmental criteria and the operation of the pulp mill does not ...
Read: 693
05.15.2017
A produção florestal no Uruguai, que inclui um milhão de hectares plantados com eucaliptos, gera 25 mil empregos em 1.750 empresas e uma média anual de US$ 1,5 milhão em exportações e 280 milhões de ...
Read: 439
01.10.2018

 

SUSCRIBIRSE AL BOLETIN DE NOTICIAS